La red elimina la barrera idiomática de las entidades españolas en Asia

La red elimina la barrera idiomática de las entidades españolas en Asia

En un momento como el actual, a nadie le resultará extraño saber que, en muchas ocasiones, con el mercado interior no basta. Hay empresas españolas a las que nuestro país se les queda pequeño y que, para intentar obtener la máxima rentabilidad posible, necesitan salir más allá de nuestras fronteras. En los últimos años, sobre todo desde la llegada de la democracia, han sido muchos los ejemplos de ello y muchas las personas que, a causa de eso, han tenido que salir de nuestro país para trabajar en algún país de la Unión Europea e incluso de otros continentes.

Se trata de un asunto que se ha visto reforzado, en los últimos tiempos, por el progreso de la tecnología. Las comunicaciones de las que ahora disponemos permiten avanzar de una manera mucho más rápida y efectiva en el trabajo, convirtiendo a las plantillas de estas empresas en entes súper eficientes. En comparación con esas comunicaciones que teníamos hace dos o tres décadas, estas son una auténtica maravilla y son las que explican por qué ha aumentado tanto la rentabilidad de muchas empresas a lo largo y ancho del mundo.

Ese es uno de los motivos que explican, también, que las filiales españolas de las que hemos hablado en el primer párrafo generasen un total de 195.093 millones de euros de beneficios en el año 2016 y emplearan a más de 730.000 personas, según datos que hemos recogido de la web oficial del Instituto Nacional de Estadística. La verdad es que el comercio a nivel mundial se ha visto beneficiado con la llegada de Internet y no nos cabe la menor duda de que ha crecido de manera exponencial el beneficio de una gran cantidad de empresas gracias a cuestiones como de las que venimos hablando. Hay quien dice, cargado de razones, que fue Internet la clave por la que abandonamos la crisis de 2008.

Os comentaremos, a continuación, cuáles son algunas de las empresas que tienen filiales en un país como lo es China y que han visto reforzada su presencia en dicho país gracias a la mejora de las comunicaciones provocada por la aparición de Internet. Esas empresas son El Corte Inglés, Inditex, Meliá, Telefónica, Repsol, Técnicas Reunidas, Alsa, Siemens Gamesa, Alsa o Gestamp. Nombres reconocidos que han visto potenciada su influencia en el mercado asiático en general y en el chino más concretamente.

Una expansión que requiere de un servicio básico: el conocimiento del idioma

Si hay algo que resulta imprescindible a la hora de expandir un negocio es contar con un conocimiento del idioma nativo del país en el que nos queremos instalar. No obstante, es evidente que esto resulta complicado sobre todo en un momento como el actual, en el que el mayor crecimiento de la actividad comercial se está produciendo en Asia, lo que nos obliga a conocer chino o japonés, idiomas que no son tan sencillos como el inglés o cualquiera que provenga del latín. La solución que muchas empresas están escogiendo es la de contar con los servicios de empresas de traducción. Por eso nos hemos puesto en contacto con los profesionales de Traductor Jurado Eikatrad, que nos han confirmado no solo que las empresas que demandan sus servicios están presentes en países como China o Japón, sino que, además, se ha producido un aumento bastante interesante del volumen de entidades que contactan con ellos a través de Internet.

Resulta evidente que, para tener éxito en un mundo como en el que nos movemos, es necesario tener algún arma que nos haga derribar la barrera idiomática, que siempre ha sido un problema para que las empresas españolas triunfen en un mercado tan complicado como lo es el asiático. Los resultados del derribo de esa barrera ya se están notando. Solo hay que ver cifras como las que os hemos comentado o fijarse en todas esas empresas que han visto mejorada su posición en uno de estos mercados como consecuencia de la mejora de la tecnología y de contar con la ayuda de profesionales que conocen el idioma y la cultura de uno de esos países.

Estamos seguros de que las entidades españolas que se mueven por el mundo van a conseguir mejorar todavía más sus resultados de cara a los próximos años. Es cierto que vivimos en un momento complicado a causa del estallido de una pandemia como la del coronavirus, pero no nos cabe la menor duda de que, cuando esto acabe (que lo hará, por muy difícil que parezca ahora) seguiremos creciendo al ritmo que lo hacíamos antes. La tecnología y esos profesionales que nos facilitan la comunicación con las empresas y personas de esas zonas conseguirán que las nuestras vuelvan a ser empresas de referencia en todo el mundo.