Nuevas tecnologías para el control de accesos

En la sociedad en la que vivimos es primordial que controlemos el acceso a nuestra empresa, puesto que nunca se sabe quién nos puede aparecer por la puerta. En la mayoría de los casos y apelando a la cordura ciudadana, es gente de bien, pero no siempre esto es así, es por ello que hoy os proponemos una interesante opción como la que nos ofrece Grupo Cayp para mejorar nuestra seguridad y así poder seguir trabajando tranquilamente.

Comencemos este repaso a la seguridad definiendo qué es un sistema de control de acceso, y es que podemos hablar de él cuando nos referimos a un mecanismo que en función de un perfil ya creado previamente permite el acceso a datos o recursos, entre otros. Este tipo de controles está muy presente en nuestro día a día cuando desbloqueamos el móvil (ya sea con una clave, con una huella, o incluso a través del reconocimiento facial que todo el mundo quiere copiar y que podemos encontrar en el nuevo iPhone de Apple) o cuando introducimos la contraseña para abrir nuestro correo electrónico, así como al introducir una memoria USB con datos personales para encender nuestro ordenador en el trabajo. Estos ejemplos que os hemos mencionado son comunes y habituales por ello queremos enfocar este post en el control de accesos, como la apertura de puertas y torniquetes, tal y como os mencionamos al comienzo.

Por este motivo hablamos de controles de acceso refiriéndonos a sistemas electrónicos que nos permiten o deniegan el acceso como usuarios a un área en concreto validándonos nuestra identificación mediante un número diferente de formatos de lectura que el avance de la tecnología nos ha facilitado y que además podemos usar uno u otro dependiendo del tipo que sea nuestra organización para adaptarlo a nuestras necesidades específicas. Estos tipos de lectura habitualmente son mediante claves en un teclado, nuestra biometría o por tags de proximidad. Al validar el sistema nuestra identidad, el propio mecanismo es el encargado de activar un dispositivo eléctrico que nos habilita el paso por el torniquete, la talanquera o la puerta.

En el campo de los controles de acceso, a menudo podemos distinguir entre los controles autónomos, los cuales son más sencillos y controlan uno o más accesos sin depender de un ordenador o centralita que los maneje, por ello, no son capaces de registrar el número de gente que ha accedido ni de limitar el acceso dependiendo del horario o grupo de puertas. En este caso podemos decir que el control de acceso simplemente funciona como una llave electrónica que da o deniega un acceso, sin mayor relevancia. Por otra banda también tenemos el control en red, este tipo de acceso es más complejo y puede adaptarse a nuestras necesidades concretas, y es que basa su funcionamiento en una centralita u ordenador, bien sea remoto o local, en el que va instalado un software de control adaptado a cada empresa en el que además de controlar los accesos, podemos llevar un exhaustivo registro de todo cuanto se produzca con exactitud de horario, fecha y número de autorización.

En definitiva, ya sea por biometría o por tarjeta, los sistemas de control son la especialidad del Grupo Cayp, en Sevilla. Disponen de los mejores equipos de sistemas de control de acceso en Sevilla asociados a un potente software para cubrir todas las necesidades de sus clientes, control de horario, control de producción, antihurto y mucho más. Con capacidad para realizar instalaciones en toda España, esta empresa ofrece los mejores sistemas biométricos a precio ajustado. No renuncies a la calidad, confía en sus controles biométricos con capacidad para miles de huellas y/o cientos de rostros.

Otros controles que podemos llevar a cabo en nuestra empresa

Además de controlar el acceso a nuestras instalaciones, en la actualidad también es posible que podamos medir la productividad de nuestros trabajadores mediante un software de control en el que desde un ordenador central sepamos qué usuario ha encendido cada terminal y a qué hora, así como el trabajo realizado durante el tiempo que haya pasado en él y la hora a la que ha suspendido la sesión.

Pero no solo la productividad es posible de controlar, y es que también podemos saber cuál es la jornada laboral que realmente hacen nuestros empleados, esto podemos conocerlo mediante llaves USB con claves personales, las cuales sean necesarias para acceder y salir del recinto, funcionando así, además de como memoria flash, como forma de controlar el tiempo que el operario pasa en la compañía.