Los españoles, enganchados a las nuevas tecnologías

La semana pasada estuve el jueves en Caredent, mi clínica dental en Albacete, a la que me gusta mucho ir porque tiene profesionales multidisciplinares y allí, con tu historial, puedes hacerlo todo. Pues bien, mientras estaba en la sala de espera me di cuenta de una realidad incontestable: los españoles estamos totalmente enganchados a las nuevas tecnologías. Ninguno de mis compañeros de sala soltaba el teléfono móvil. Unos consultaban el correo, otros contestaban el whatsapp o incluso jugaban al Candy Crush o al famoso Pokémon Go, pero el caso es que todos estaban con un Smartphone en las manos. Cómo será el enganche también a este último que hasta Mourinho ha prohibido a los futbolistas del Manchester United jugar a esto.

Ahora parece que sin consultar el correo el tiempo real, sin el whatsapp, si el GPS del móvil o sin ver las notificaciones de Facebook y Twitter al momento no podemos vivir, y que todo tenemos que compartirlo a través de las redes sociales, tanto que estar conectado a Internet se ha convertido en una de las necesidades sociales más relevantes de nuestro día a día.

Cómo será este enganche y esta necesidad que tenemos de estar conectados a la red que ya hay hoteles en Andalucía que ofrecen para vacaciones un programa de no uso del Smartphone que no deja de captar adeptos entre los que se ven incapaces de desconectar e incluso el estudio Cigna 360 Wellbeing Score. Spain Report, hecho con más de 15.000 encuestas a nivel global y 1.000 en España, destaca que los españoles pasan 32 horas a la semana conectados a actividades digitales, prácticamente una jornada laboral completa.

Este uso repercute en un incremento del estrés, problema de salud que sufre un alto porcentaje de la población española. Sin embargo, también son precisamente las nuevas tecnologías las que están revolucionando el panorama sociosanitario, abriendo camino a diversas fórmulas antiestrés a través de la realidad virtual. Tal y como demuestran las últimas investigaciones, su uso en el campo de la salud ha demostrado tener efectos reales y medibles en las personas, sobre todo para combatir el estrés.

Existen gafas virtuales que recrean un entorno diseñado en 3D y que sumergen al usuario en una realidad paralela alejada del estrés y la irritación. En unos pocos minutos y en sólo tres pasos (tomar asiento, colocarse las gafas y ponerse los auriculares), esta herramienta ayuda a reducir el nivel de tensión corporal. Estas lentes de realidad virtual, instaladas en el Centro Mundial de la Innovación en el Deporte de Microsoft en Madrid, sumergen a la persona en tres ambientes relajantes: una playa tranquila con el ruido de las olas rompiendo en la orilla del mar, un jardín zen o un bosque con una fogata bajo la luz del atardecer/amanecer. Mientras, una voz experta guía la mente del usuario hacia la meditación y la tranquilidad.

Los españoles somos incapaces de pasar más de dos días sin nuestro smartphone

Pese a ser de enorme ayuda para sobrellevar nuestro acelerado ritmo de vida, el sometimiento y uso inadecuado de las nuevas tecnologías también nos está generando un aumento del estrés. De hecho, numerosos expertos han empezado a hablar de lo que se conoce como tecnoestrés, problema originado por la ansiedad y tensión que provoca la creciente cantidad de tecnología que utilizamos en nuestra vida diaria. De hecho, el 39 por ciento de los españoles manifiesta ya que no se ve capaz de pasar más de dos días sin su smartphone. Y es más, el 17 por ciento reconoce tener adicción.

¿Y qué es lo que hacemos tantas horas al teléfono? Pues según los estudios, los españoles pasamos 14 horas a la semana navegando por Internet, 6 de ellas revisando el correo electrónico, otras cinco en las redes sociales, tres más jugando a algún juego, dos y media viendo vídeos y una y media haciendo compras online. Uso que va aumentando con el paso del tiempo, ya que casi el 30 por ciento de los españoles dice que, respecto al año pasado, navega más por Internet y hace más compras online.