Llegan las operadoras Low Cost

Todos conocemos ONO, Movistar, Jazztel y otras compañías similares que ofrecen paquetes de servicios similares a precios similares, y es normal… no pueden ofrecer más por menos dinero que su competencia porque, entonces, la lucha por el abaratamiento acabaría con las propias empresas de telecomunicación. Debido a ello, de vez en cuando, veremos aparecer ofertas que duran un número determinado de meses o regalos que hacen a sus clientes cuando contratan un paquete de servicios concreto pero, al final, en todas se paga prácticamente lo mismo (euro arriba o euro abajo).

Ejemplo de ello es que ninguna de esas compañías te permite contratar internet en el domicilio sin tener que pagar, obligatoriamente, por un teléfono fijo. De este modo, si por Internet pagamos 20 euros, ellos saben que con la cuota de línea obligatoria, el  poco gasto que hagamos, e incluso un suplemento por televisión, se embolsarán una media de 50 euros al mes, aproximadamente.

Lógicamente, cuanto más básico es el paquete más económico sale pero ¿a qué precio? Hay personas, sobre todo de edad inferior a los 35-40 años, que tienen teléfono fijo en su vivienda porque su compañía de telecomunicaciones le obliga a ello. De hecho, algunos ni siquiera conocen su propio número de teléfono porque no lo usan y, al final, están pagando por nada. Con los móviles de hoy en día y un buen contrato de Internet lo tienen todo cubierto.

Por ejemplo, el paquete más económico de Movistar son unos 33 euros al mes durante 12 meses pero ¿qué pasa tras sobrepasar la fecha límite de esos 12 meses? Pues que la cuota sube a 45, 50, e incluso 60 euros dependiendo de los servicios que se contraten.

Calidad y precio sin fijo

Ahora bien ¿Y si pudiéramos contratar, en otra compañía, Internet sin teléfono fijo? Gracias a los dioses del Olimpo, algunas nuevas empresas de telecomunicaciones se han dado cuenta de la necesidad de creación de nuevos servicios, más económicos pero también con menos servicios, y por eso mucha gente joven está ahora cambiándose a estas compañías que ofrecen, precisamente, lo que se demandaba. Hablamos de Netgear, Masmovil, Pepephone Wificom, etc.

En Wificom, por ejemplo, podemos disfrutar de Internet en casa, sin teléfono fijo, desde 10,88 euros al mes con IVA incluido, sin permanencia y para siempre. Y si de verdad necesitas el fijo, se lo añades por 7 euros más.

Amena, que actualmente pertenece a Orange, es una de las empresas conocidas más económicas hasta la fecha con dos tarifas de bajo coste con fibra y móvil a partir de 41 euros al mes. De esta forma, Orange, confirma la consolidación de un tercer segmento de precios para las ofertas fijo+móvil en el mercado español ya que el primer segmento lo conforman las ofertas premium del resto de operadores tradcionales que además incluyen contenidos audiovisuales con películas, series y deportes.

Wificom, Yoigo, Netgear y Masmovil son el tercer escalafón, el puro low cost, aunque muchas de ellas siguen obligando al cliente a instalarse teléfono fijo en su vivienda para poder contratar sus servicios.

Tal vez es momento de que las operadoras se relajen un poco y empiecen a hacer un baile de precios real, donde el beneficio sea óptimo pero no excesivo, y donde se permita al cliente seleccionar qué tipo de servicios necesita contratar en su paquete.