Qué son las normas ISO y cómo nos afectan

La regulación de los productos de consumo que están en las tiendas requieren una gran cantidad de controles, que están regulados por diferente normativa estatal, europea e internacional. Estas regulaciones están dirigidas principalmente a controlar la seguridad y las características de los productos.

En concreto existen un tipo de normas que se utilizan para averiguar los estándares de ciertos bienes o servicios. Este tipo de normas son bastante conocidas, ya que en los últimos años se ha hablado mucho de ellos en sectores como el de la telefonía móvil o el del Compliance (aunque en este todavía no esté muy desarrollado)

El ISO es un conjunto de normas sobre calidad y gestión de calidad establecidas por la Organización Internacional de Normalización. Esta organización está creada para controlar los estándares internacionales, y está compuesta por diversas organizaciones nacionales de estandarización. La organización promueve el uso de estándares propietarios, industriales y comerciales a nivel mundial, y Fue una de las primeras organizaciones a las que se le concedió estatus consultivo general en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

Las normas ISO especifican la manera en que una organización opera sus estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio. Existen más de 20 elementos en los estándares de esta ISO que se relacionan con la manera en que los sistemas operan. Estas normas tienen unos principios comunes, entre ellos destacan el enfoque al cliente, el liderazgo o la participación del personal.

Ventajas y desventajas de estas normas.

La implementación de una norma ISO en un establecimiento supone un gran esfuerzo para conseguirla, pero a cambio se Estandarizan las actividades del personal que trabaja dentro de la organización por medio de la documentación, se incrementa la satisfacción al cliente al asegurar la calidad de los productos y servicios de manera consistente.

También se miden y monitorean el desempeño de los procesos, se incrementa la eficiencia de la organización, y se produce un proceso de mejora continua de procesos, productos y eficacia entre otros. Quizá lo más importante de esta norma es que se le conoce a nivel internacional como un signo de calidad.

El único inconveniente que tiene la normativo ISO es el coste que supone hacer todas las gestiones administrativas y en los espacios de trabajo para obtener el sello. Esto supone un gran gasto que no todas las empresas están dispuestas a pagar cuando no lo necesitan para su uso diario.

Los requerimientos de la norma son genéricos, a raíz de que los mismos deben ser aplicables a cualquier empresa, independientemente de factores tales como: tamaño, actividad, clientes, planificación, tipo y estilo de liderazgo, etc. Por tanto, en los requerimientos se establece el que pero no el cómo.

Las empresas que quieren obtener este sello se ven obligadas a contratar a empresas expertas que les permita obtener la ayuda y el software necesario para conseguir estos sellos, que como decimos, tienen una importancia importante en nuestro día a día. Destaca Q-bo, por disponer de un software de control y gestión de calidad ISO indicado para mejorar la eficacia de los sistemas de gestión basados en Normas ISO

En conclusión, hemos visto la importancia de la norma ISO y sus pros y sus contras.