En qué has de fijarte para elegir bien tu residencia universitaria por Internet

Se acercan los días de comienzo de las clases en la universidad y, además de escoger una carrera que te guste y con salidas, has de encontrar alojamiento si necesitas cambiar de ciudad para irte a estudiar. Existen muchas opciones diferentes entre las que elegir, desde compartir piso con otros estudiantes hasta hacerlo incluso con gente mayor que te presta su casa a modo de compañía. Pero quizás lo mejor el primer año es irte a un colegio mayor o a una residencia universitaria para allí conocer gente y hacer amigos con los que después podrías compartir. Además, si todavía no te manejas bien en la nueva ciudad, en un centro de este tipo te ayudarán a desarrollarte y tendrás muchas más comodidades concentradas en un mismo lugar.

Desde este artículo, vamos a darte unas pautas de aspectos en los que has de fijarte a la hora de elegir residencia universitaria para no caer en un error del que probablemente no puedas echarte atrás durante todo un curso, ya que los contratos con estos centros suelen hacerse de año a año universitario. Como lo más práctico es hacer una pequeña criba a través de Internet, te apuntamos aquello que has de tener en cuenta.

  • El precio es muy importante. Pero hay residencias para todos los bolsillos. Si te vas al centro de orientación de la universidad, es probable que encuentres alguna lista de toda la oferta que se abre ante ti, pero algunos aparecerán clasificados según su tipo de convenio con la universidad. Normalmente encontrarás varios colegios mayores o residencias que estén adscritos a tu universidad y con subvención por parte de la misma, así que solicitar plaza en ellos es lo más económico. Por otro lado, recuerda que el Ministerio de Educación tiene varias becas y algunas de ellas se complementan con un dinero que se otorga para la movilidad del estudiante.
  • La ubicación. Ten en cuenta que si poder ir caminando de tu habitación a la universidad es casi todo un lujo. Además, ahorrarás en transporte público o combustible en caso de usar coche. Si te desplazas en bicicleta, ten en cuenta que tu residencia te permita guardarla dentro para evitar robos o daños. Tener una boca de metro cerca o una marquesina de autobús es bueno también si quieres desplazarte al centro de la ciudad.
  • Si los viajes a la universidad o las visitas a tu casa vas a hacerlas en coche, acuérdate de preguntar si tu residencia tiene un lugar gratuito para estudiantes para poder estacionar sus vehículos.
  • Normalmente las residencias universitarias se diferencian de los colegios mayores por el tipo de actividades que ofrecen a sus estudiantes, tanto culturales como deportivas. Aunque esta es una diferencia tradicional, ya que en la actualidad en ambas puedes encontrar una gran oferta. Si es de tu interés tener estas actividades cerca en lugar de buscarlas en otros círculos o en la propia universidad, habrás de preguntar al director del centro.
  • La comida es otro de los factores que preocupa no solamente a los estudiantes sino también a sus padres. Debes informarte acerca de qué tipo de menú sirven en tu residencia, así como de la posibilidad que tienes de repetir, ya que en muchos centros no puedes hacerlo. También es conveniente preguntar qué días de la semana tienes la pensión completa, ya que hay residencias que dejan de ofrecer servicio de cocina durante los fines de semana por descanso del personal, por lo que lo que ahorras en el precio quizás tengas que gastarlos en los comedores cercanos o cafeterías de otros centros o en algún bar de la zona. Si te encuentras a algún alumno veterano que sea de tu lugar de origen, pregúntale también acerca de la calidad de la comida y las cantidades de la misma.
  • La conexión a Internet es muy importante, que muchos trabajos de la universidad requerirán de ello, así como la comunicación con tus compañeros o familia. Muchas residencias tienen sus propias salas de informática, pero casi todos los alumnos viajan ya con sus ordenadores portátiles, por lo que has de asegurarte que la conexión en tu habitación, donde vas a trabajar la mayor parte del tiempo, sea óptima.
  • Las instalaciones deportivas son otro de los puntos fuertes de las residencias universitarias. Si te gusta practicar deporte aquí disfrutarás mucho, ya que tendrás un montón de compañeros con los que compartir y hacer equipo. Asimismo, algunos centros te dan la posibilidad de que te entrenes por tu cuenta en su gimnasio.
  • La biblioteca es otro punto fuerte, bien para estudiar si te concentras mejor allí, para hacer trabajos en grupo e incluso para sacar libros a préstamo que necesitarás para tus estudios y que a veces te resultará difícil adquirirlos, ya que hay que recordar que en estudiar se va mucho dinero, bien sea en fotocopias como en el ocio con los nuevos compañeros.
  • Unido a la biblioteca está el servicio de prensa. Si te gusta vivir informado y no quieres dejarte los ojos leyendo los diarios en Internet, elige un centro en el que tengas los periódicos cada día y un lugar tranquilo para ojearlos. La sala de televisión, especialmente si está prohibido tener una propia en la habitación por el ruido, es también importante en este sentido.
  • Si tienes profesa alguna religión y eres prácticamente, desde saber que hay algunas residencias que cuentan con su propia capilla, como ocurre en la Institución del Divino Maestro.
  • La lavandería es también importante, especialmente si no quieres ir cargado a casa en cada una de tus visitas para que te lo devuelvan tus padres todo limpio y planchado. En caso de tener este servicio, en algunas ciudades encontrarás ya muchos establecimientos de lavadoras autoservicio, pero lo cierto es que seguirás necesitando un espacio para abrir tu tabla de planchar y ponerte a ello.
  • En cuanto a las habitaciones, fíjate en la limpieza, su mobiliario, el espacio con el que cuentas y algo muy importante: si tienen baño individual o has de compartirlo con alguien. Pasarás mucho tiempo en tu habitación, por lo que ha de ser un lugar confortable donde puedas descansar en una buena cama y estudiar en condiciones con un escritorio grande y una silla ergonómica. Como decíamos, la limpieza es esencial, así que has de informarte acerca de si esta corre por tu cuenta o si, por el contrario, los propios encargados de las zonas comunes de la residencia limpian también las habitaciones y los baños.

Deja un comentario